Archivo de la categoría: ética y cultura

Bajo esta categoría están agrupadas todos las entradas relacionadas con la reflexión sobre la conversación sobre cultura y la ética en las empresas

Compartir, Redes Sociales e Identidad Digital

Compartir en redes sociales

Compartir en redes sociales

Uno de los temas que mas causa interés y curiosidad en mis charlas y seminarios sobre Identidad Digital, es cuando abordo el poder e importancia que puede tener, desde el punto de vista profesional y empresarial, el aparentemente sencillo acto de “compartir” en una red social.

Muchas personas me han confesado el nuevo sentido que esta acción ha adquirido para ellos, desde que me escucharon hablar de este aspecto. Por eso hoy publico esta nota.
Desde el punto de vista profesional, mantenerse actualizado con lo que esta ocurriendo en distintos campos relacionados con nuestra actividad es todo un desafío. Diariamente se publican en Internet millones de video, noticias, artículos, comentarios, etc. Muchos de ellos pueden ser potencialmente cruciales para el desempeño profesional: ¿Cómo llegar hasta ellos? ¿Cómo mantener un seguimiento sobre los contenidos de mas valor?. ¿Cómo seleccionar entre todos ellos, los mas relevantes?. ¿Cómo leer y filtrar tantas cosas?. Son tareas que parecen abrumadoras solo pensar en iniciarlas. Es aquí donde el sencillo botón de “compartir” puede jugar un papel primordial

Las redes sociales pueden operar como “filtros” de toda esa información que circula diariamente por Internet. De hecho esa es una de las muchas aplicaciones de Twitter. Imaginemos esta situación ideal: Si cada persona profesional, que lee, recibe o encuentra información sobre su área de especialidad, comparte solo aquella que le parezca relevante y descarte aquella otra que considere de poco interés, estaría dando un paso importante en ayudarnos a encontrar esa información que nos interesas. Agreguémosle ahora, que somos seguidores o amigos de una centena de ese tipo de personas que publican y recomiendas con frecuencia esos enlaces relevantes. Esto sin duda, daría a nuestra red social un nuevo sentido y un nuevo valor.

Esto que acabamos de describir, no es una situación ideal, sino muy real, especialmente en Twister, por que Twister fue creado para, entre otros,  este fin, mientras que Facebook es fundamentalmente una red de amigos y los amigos no necesariamente están activos en las áreas de conocimientos que nos interesa mantenernos actualizado.

Este es el sentido que tiene la acción de compartir en las redes sociales, compartir es una acción de colaboración por excelencia, cuando comparto le estoy diciendo a “mi red social”, “ojo aquí hay algo que puede ser importante para ustedes y se trata de esto”. Compartir un sencillo enlace tiene el poder multiplicador cuando cuando son muchos los que lo hacen, esto crea filtros sobre lo que se publica, de manera que utilizamos la “inteligencia colectiva” de una red social para estar actualizado y enterarnos de cosas cada vez mas significativa y relevante.

Ahora ¿Qué tiene que ver esto con la Identidad Digital? Pues que cada vez que publicamos un enlace relevante, una nota significativa o un comentario “inteligente” estamos también revelando quienes somos, que es lo que hacemos, en lo que estamos y el interés y seriedad con el que estamos usando Internet. Poseer una Identidad Digital interesante es uno de los principales activos para un profesional, un emprendedor o un líder en el mundo digital y una sólidad identidad en Internet puede abrirnos cerrarnos importantes puertas en el mundo

¿Necesita Evolucionar la empresa?

spiral_dynamicsLa empresa, como institución fundamental de la sociedad moderna, se encuentra en una encrucijada. Por un lado nadie pone en duda que ella ha sido la principal fuente de creación de riquezas económica, de desarrollo tecnológico, de innovación aplicada en miles de productos y servicios que han enriquecido la vida humana. Su eficiencia en la asignación de los recursos tampoco está en duda.

Sin embargo una importante sombra se cierne sobre ella cuando la evaluamos desde otros puntos de vista, como el enorme pasivo ambiental que hoy pone en peligro la misma especie humana ó la falta de responsabilidad social profunda con las comunidades mas vulnerable, que aportan en la mayoría de los casos una mano de obra barata en condiciones cuestionables ó cuando miramos con detenimiento la ética tanto en el manejo de sus grandes privilegios de acceso a recursos, como en la persistencias de relaciones injustas de comercio e intercambio con los mas débiles.

Este es el sentido de esa encrucijada en que se encuentra ó evoluciona hacia niveles mas elevados de conciencia y de responsabilidad integral ó seguirá siendo parte del problema y ganará cada vez mas rechazo. Para ello las empresas necesitan algo mas que voluntad y ganas de ayudar, se necesita nuevos Sistemas de Valores que trasciendan afán de obtener resultados no importa el precio que la sociedad tenga que pagar y los pasivos que queden ocultos.

Nos preguntamos ¿Podemos crear proyectos emprendedores y desarrollar empresas sin que la sociedad tenga que pagar un alto precio en pasivos ambientales, sociales y éticos?¿Es posible crear e impulsar un nuevo modo de construir empresas mas integrales y mas generadoras de riquezas para todas la sociedad?¿sobre que sistemas de valores ellas se pueden construir?

Nueva Cultura en las empresas, nuevos sistemas de Valores

Te invitamos a reflexionar y conversar sobre la nueva cultura en las empresas y los nuevos sistemas de valores.

Nos preguntamos ¿Pueden los sistemas de valores que han perdurado en las empresas hasta ahora continuar imperando? ó por el contrario ¿Se están redefiniendo nuevos sistemas de valores más comprometidos con los nuevos desafíos sociales, económicos y ambientales?

Te invitamos a compartir tus ideas y opiniones al respecto este martes 1 de septiembre. Te esperamos !!

Reserva tu participación aquí sistemas de ValoresReserva aquí

La empresa 2.0: Cómo las redes sociales, la cultura digital y la inteligencia colectiva están cambiando a la empresa.

ilustración para empresa 2.0Hace 10 años Google era un pequeño proyecto de dos estudiantes, ubicados en un cuarto de la Universidad de Stanford en California. Uno de ellos  hijo de una maestra rusa que emigró a Estados Unidos, y el otro un estadounidense de clase media, sus nombres Sergey Brin y Larry Page.  En esa época trataron de vender su compañía  en menos de un millón de dólares y nadie se las quiso comprar. Era la época posterior a la caída de la burbuja de Internet. Hoy la empresa vale aproximadamente 150 mil millones de dólares, más que el producto nacional bruto de nuestro país con toda su riqueza petrolera. Los productos que ofrece no sólo son de altísima calidad, sino que el 80% de ellos son gratis. Google no solo ha creado una gran capitalización de mercado y una gran marca, sino que también ha creado un valor extraordinario especialmente para las micro y las pequeñas empresas en todo el mundo, brindándoles la posibilidad de diseñar y controlar una campaña publicitaria eficaz con un presupuesto modesto.

¿Cómo explicar este fenómeno desde el punto de vista económico? ¿En qué se basa su modelo para producir esa inmensa riqueza a precios tan bajos?

Gracias a los profundos cambios que la tecnología está introduciendo en la forma como los humanos se comunican, interactúan, colaboran y coordinan sus actividades, estamos entrando en una nueva era de los modelos de producción. Esto no había ocurrido en una escala tan masiva en ninguna época anterior. Esta nueva forma de producir está alcanzando hoy nivel de “masa crítica” y un punto de inflexión, donde las nuevas formas de colaborar y cooperar están cambiando las maneras de innovar, producir, comercializar y distribuir bienes y servicios de forma global. Estos cambios abren tremendas ventanas de oportunidades para las empresas que se conecten, no importa su tamaño y su localización, si son capaces de integrarse, aportar talento y  agregar valor en esas redes globales de producción.

Antes de que estas nuevas realidades comenzaran a cobrar fuerza y mostraran su poder en aplicaciones concretas como la Wikipedia, Google, MercadoLibre y otros, la mayoría de las pequeñas y medianas empresas y las personas estaban confinadas a unos roles económicos relativamente limitados: bien como consumidores pasivos de productos elaborados masivamente; ó  como pequeñas empresas de poco valor agregado (tiendas de ventas, servicios profesionales, mantenimiento, etc.) ó como empleados atrapados en profundas burocracias que ponía enormes trabas a sus ideas, propuestas de innovación y acciones emprendedoras. En definitiva, la mayoría de los actores económicos quedaba excluidos de los procesos medulares de diseño, innovación, producción, flujo de conocimientos, acceso a capital y a mercados.

Esta situación esta cambiando hoy de manera radical, las crecientes redes sociales y las comunidades especializadas se están convirtiendo en espacios ricos en compartir experiencia, conocimientos e intercambiar bienes y servicios entre personas y organizaciones con igualdad en el intercambio de sus aportes. La cultura digital esta habilitando las condiciones legales para que este intercambio se realice sin menoscabo de los derechos de autor de los verdaderos creadores, pero sin las restricciones de los sistemas propietarios tradicionales que han imperado hasta ahora. El poder autopoyéctico de las redes distribuidas que muchos han dado en llamar la “inteligencia colectiva” están permitiendo la depuración y el mejoramiento de los nuevos productos y servicios a una velocidad que no habíamos conocido antes en la historia.

Todas estas nuevas redes ponen virtualmente al alcance de todo actor económico, no importa su tamaño, las posibilidades de participar, colaborar, crear valor, competir y ganar en las nuevas redes de producción social, liberando a miles de personas para participar en el proceso de creación de riquezas desde cualquier lugar o rol de la economía en que esté (consumidores, empleados, proveedores, etc). Cientos de miles de pequeñas organizaciones y personas ya están aunando esfuerzo en potentes redes sociales y comunidades de innovación, donde se producen nuevos bienes y servicios  que compiten con ventaja con los ofrecidos por las  empresas tradicionales más grandes y con mayor poder de financiamiento.

Estas nuevas maneras de diseñar, producir y comercializar “entre iguales” o “peer to peer”, describen lo que ocurre cuando comunidades de personas y empresas pequeñas colaboran abiertamente para potenciar un conjunto de innovaciones en un sector.

Aunque las jerarquías no han desaparecido (ni creo que desaparezcan del todo) profundos cambios en la naturaleza de la coordinación y la integración de las actividades de producción están transformando la estructura de la economía global y  propiciando la aparición de nuevos modelos de organización que proveen, mas que novedosos productos y poderosas redes de distribución, desarrollan plataformas escalables donde miles de consumidores y productores colaboran y cooperan en la reestructuración de toda la dinámica de un sector. El caso de la música es un buen ejemplo de este fenómeno.

Hoy es bastante obvio para muchas personas que las cadenas de suministro globales funcionan más eficientemente, cuando el riesgo, la recompensa y las capacidades se llevan a  cabo en ambiciosos proyectos distribuidos de socios que trabajan como iguales. Esto hace que la localización de un socio en esa red sea casi irrelevante, si realmente es capaz de agregar valor a la red.

Esto es lo que ha descubierto Google, este es el mundo que está abriendo, creando un extraordinario concepto de publicidad contextual y granular, que permite trabajar en una relación entre iguales a cientos de miles de creadores de contenido y generadores de tráfico en Internet, impulsando con ello una verdadera  plataforma global de mercadeo y de publicidad. Cualquier empresa hoy, basada en la plataforma de Google, puede acceder  nichos de mercado en todo el mundo a precios tremendamente bajos.

Esta es, según mi opinión,  la esencia de las llamadas empresas 2.0, sobre esta visión ellas están construyendo modelos de negocios poderosos, donde una parte del valor creado por la colaboración en la red, lo entregan gratis a los nuevos miembros, lo que  no hace otra cosa incrementar constantemente su valor y ampliar sus posibilidades.

La cosecha

Hola a todos

Estos son los hallazgos del diálogo del martes pasado, donde presentamos el proyecto de abrir los Diálogos de Emprendimiento e Innovación.

La presentación la pueden bajar de nuestros archivos que están disponibles en un cuadro a la derecha de este blogs.

Esparamos que compartan sus interpretaciones haciendo comentarios en esta nota.

Presentación de los DEI

Preguntas sobre el centro

Esteban Reyes lidera la iniciativa del Centro Integral de Emprendimiento,  Esteban nos habla con más detalle acerca del centro a continuación:

- ¿Qué es un emprendedor?

ER: En primer lugar, un emprendedor es una persona que produce ideas, pero no de cualquier tipo, sino aquellas que tienen el potencial de cambiar cosas, ya sea su vida personal, su familia, una localidad, o incluso el mundo. En segundo lugar, el emprendedor lleva a cabo esa idea, convirtiéndola en una realidad. En ese camino, el emprendedor llega a conseguirse con muchos obstáculos, y es precisamente gracias al espíritu emprendedor que logra vencer dichos obstáculos.

“La cultura en la que vivimos es muy conservadora, y frena cualquier iniciativa del emprendedor. Por tanto, el primer obstáculo que se consigue el emprendedor es la gente, que dice que es un loco. De manera que en un momento inicial, el emprendedor se encuentra solo, y no tiene a dónde acudir para realizar su idea”.

- ¿Qué es el Centro Integral de Emprendimiento?

ER: Te lo explico con la metáfora de subir la cuesta del monte Everest. Existe toda una infraestructura para hacerlo, y el centro ofrece esas señales y campamentos para refugiarse, haciendo el camino más rápido. Claro que al final el mérito es del montañista, pero imagínate si no existieran esas facilidades. También es como un dogo de artes marciales, donde el emprendedor consigue maestros con quienes entrenarse. MyCIE es un centro donde el emprendedor encuentra un conjunto de cosas que le permiten ser mejor.

- ¿Por qué se llama integral?
ER:
En la época que estamos viviendo necesitamos emprendedores que tengan una visión integral del mundo. La palabra integral es muy importante, porque abarca desde el desarrollo personal del emprendedor hasta su compromiso con un mundo sustentable. Esto no es un tema sólo de negocios, sino que incluye al ser humano y la sociedad en su conjunto.

“Los emprendedores deben comprender cómo operar en un mundo global. La globalización llegó para quedarse. Es probable que la forma cómo se está dando sea motivo de debate político, y sea motivo de cambio también, porque se está dando en condiciones bastante desiguales en el intercambio comercial, pero la globalización no se va a detener. Uno de los elementos de CIEMPRE es que enseña a operar en un mercado global”.

- ¿Cómo se conectan los emprendedores al centro?
ER:
El centro es una comunidad de innovación. Esto significa que todo el conocimiento está en los emprendedores. Al crear una comunidad, lo que estamos haciendo es crear el espacio para recabar toda la experiencia de los emprendedores. El centro no es un espacio académico, donde tenemos personas estudiando el fenómeno emprendedor sin ser emprendedores. Todo el conocimiento es construido por personas que de alguna u otra forma son emprendedores. La persona entra y habita en la comunidad, y en su propio proceso encontrará el conjunto de ofertas que puedan satisfacer sus necesidades de formación y de desarrollo de competencias.

- ¿Cómo se constituye la comunidad?
ER:
Las personas hacen un taller de inducción para pertenecer a la comunidad. Ese es el requisito fundamental. En el momento que entran a la comunidad pasan a formar parte de una red social. Es entonces que usamos tecnologías de redes sociales Web 2.0 para que las personas estén conectadas y en interacción permanente. Asimismo tenemos eventos mensuales de la comunidad, donde hay charlas de conocimiento y experiencias de emprendedores, además de actividades de networking. Ese es el espacio presencial de la comunidad, mientras que la red social es su espacio virtual. Finalmente vamos a tener un boletín que se distribuirá entre los emprendedores.

- ¿Cuál es el programa del centro?
ER:
El centro tiene un programa medular que es el Programa de Desarrollo de Competencias Emprendedoras, el cual tiene una duración de un año. Ese programa permite que una persona entre con un proyecto, y durante ese año tenga un acompañamiento. Al término de ese año, ese proyecto debería estar potenciado y multiplicado. La idea es que la persona entre cuando su proyecto está en ejecución, porque no es un taller académico, sino que le dará las competencias para ser llevadas a cabo inmediatamente. Este programa es el corazón de la escuela.

“Paralelamente, hay una línea de trabajo que consiste en el “inmigrante digital”. Hoy en día, las empresas operan en dos mundos: el mundo físico y el mundo virtual. Las grandes oportunidades están en el mundo virtual, pero tenemos un universo de emprendedores que son todavía seres analógicos, pues no tienen las competencias para operar en el mundo digital. El programa de inmigrante digital desarrolla las competencias básicas para que los emprendedores puedan operar con altísima efectividad en el mundo digital, específicamente en comunicaciones, redes sociales, comercio electrónico, generación de contenido. Este taller no es técnico. La idea es enseñar a los emprendedores en el mundo Web 2.0″.

“La relación de la escuela con DBAccess brinda la capacidad de que este programa pueda ser muy exitoso y atractivo”.

- ¿A quién está dirigido el centro?
ER:
Uno de los valores del centro es la inclusión. La escuela no es sólo para los grandes emprendedores que van a hacer el negocio del siglo, sino para todas aquellas personas que tengan un proyecto emprendedor, desde una señora que quiere montar una peluquería hasta el ingeniero que quiere construir una empresa global. Todos esos rangos estarán representados en la escuela.